Cuerpos Invisibles

$7.000

A través de la crítica al relato periodístico, transitando por un lenguaje poético, la autora cuestiona la narrativa de la noticia. En un gesto de justicia, y cuál trabajo editorial, disputa y modifica las formas de presentar la crueldad feminicida: invisibilización de la negligencia y nula gestión estatal, sobreexposición de las víctimas, protección de los datos de los asesinos, presunción por sobre aseveración, son algunas de las cuestiones que quedan al descubierto después de la revisión acuciosa e intencionada de Ignacia.

Yesenia Alegre Valencia

Los crímenes contra las mujeres parecen no entrar en la categoría de lo inenarrable, no nos dejan sin palabras, ahí están, como las hojas que caen en otoño, siempre. La normalización, una y otra vez, como las pastillas que vio Camilo introduciendo en la boca de su madre, o la pregunta majadera del funcionario en la denuncia, son parte de lo común que tienen estos asesinatos. No se congela el mundo ante los femicidios, que ocurren cada día, no se convoca a la tragedia, porque ahí han estado siempre, constantemente presentes. Presentes en ese segmento del diario que llamaron crónica roja, sin pudor, descarnada y complaciente con el patriarcado. El libro Cuerpos invisibles de Ignacia Godoy, publicado por Queltehue ediciones, da cuenta de ello y al mismo tiempo va horadando ese relato, dejando al descubierto ese guión repetido por las noticias, las policías, las instituciones, el Estado, la familia, en el que las víctimas son cuestionadas y en donde el asesino pasa a segundo lugar, porque en el fondo (y a veces no tanto) sus muertes son justificadas.

El libro va marcando una secuencia en páginas de fondo negro y fondo blanco. En el blanco, la autora interpela las noticias, escribiendo notas, tarjando palabras, encerrando títulos, destacando frases, todas operaciones visuales que le dan un nuevo contenido al texto. Es interesante porque nos muestra un mismo formato para todas, que sabemos provienen de distintos medios, evidenciado con ello que es un solo relato. Desde Arica a Puerto Montt, desfilan nombres de mujeres, edades, circunstancias, vidas todas ellas conjugadas bajo la figura del femicidio. La autora nos hace centrar la atención en las múltiples formas elusivas de nombrar a los asesinos, de decir qué fue lo que pasó. En la página de fondo negro, abre el espacio para introducir otra narración de los hechos. En algunos poemas las mujeres se enfrentan con la muerte, sus rostros se trocan con la sangre, el grito y la boca que lo retiene. También introduce conversaciones posibles sobre los femicidios en espacios cotidianos como la sobremesa.

La escritura de Godoy quiere punzar, sacarnos de la desafección de la página blanca. En los distintos registros que se van trenzando, se compone una imagen cada vez más completa sobre la violencia hacia las mujeres y el femicidio en particular, haciéndonos reflexionar sobre las formas en que volvemos invisibles tanto las vidas como las muertes de las mujeres.

Stella Salinero Rates

 

332 disponibles

SKU: PUELCHE-CUE-2022-1 Categoría:
  • Autor: Ignacia Godoy
  • Interior: Papel Bond Ahuesado 80 gramos
  • Portada: Couché Opaco 300 gramos
  • Editorial: Queltehue Ediciones
  • Año de publicación: 2021
  • Idioma: Español
  • ISBN: 978-956-09207-9-9
PRENSA

«La escritura de Godoy quiere punzar, sacarnos de la desafección de la página blanca. En los distintos registros que se van trenzando, se compone una imagen cada vez más completa sobre la violencia hacia las mujeres y el femicidio en particular, haciéndonos reflexionar sobre las formas en que volvemos invisibles tanto las vidas como las muertes de las mujeres.»

«Ante la insensibilización de las personas sobre la gravedad de la peor expresión de violencia de género: el femicidio; la escritora y comunicadora Ignacia Godoy, en su reciente libro titulado “Cuerpos Invisibles”, decide reconectar con la ciudadanía la emocionalidad de estas tragedias.»

«Cuerpos Invisibles es un libro necesario, urgente, una ola que revienta una y otra vez en un océano calmo, agitando, estremeciendo; empapándonos de escalofríos e indignación; recordándonos la sociedad femicida en la vivimos.»

«Todo partió con un manuscrito de estos poemas que trabajamos con Queltehue. Son poemas súper duros y la editorial tuvo un ojo súper crítico y bueno al decir necesitamos darle contexto a la gente, necesitamos también que vean toda esta rabia, de alguna manera más concreta y que vean este artefacto que consumen todos los días. Porque nosotros consumimos noticias todos los días, encendemos la tele y están las noticias.»

«En este libro se realiza una crítica a la narrativa y cobertura de los medios frente a noticias de crímenes contra las mujeres, a través de un profundo análisis.»